Robots que se transforman con Exoesqueletos de Origami

Este primer robot “transformer” creado por el MIT  Instituto Tecnológico de Massachusetts

Imagina tener un coche que, de repente y cuando es necesario, se transforma en bicicleta, o en barco. Aún no es posible, pero gracias a un nuevo invento del MIT, puede que lo sea. Este elitista instituto estadounidense acaba de crear el primer robot “transformer” con capacidad para cambiar de forma.

Lo han bautizado con el nombre de Primer, un robot absolutamente novedoso. De momento su tamaño es minúsculo, aunque nada dice que no pueda desarrollarse a una escala mayor en el futuro. Junto al paper del proyecto de robótica, el MIT ha publicado un vídeo en el que se ve a Primer incorporando nuevos elementos a su estructura para cambiar de forma y propósito.

Gracias a su cuerpo imantado puede atraer apéndices y repelerlos, adoptando la forma que más interese en cada momento como un origami. El estado original es un dado metálico, aunque rápidamente puede transformarse en rueda para desplazarse o aplanarse para flotar sobre el agua. Si lo requiere, puede ir añadiendo nuevas formas sobre la marcha.

Como proyecto de robótica es todo un paso adelante, aunque su utilidad práctica a día de hoy es más que cuestionable. No es como el otro robot plegable creado por el MIT hace unos meses, uno que sirve para realizar cirugía en el estómago con una sorprendente precisión.

Lo que sí parece verdaderamente útil es que gracias a este proyecto surge una pregunta clave: ¿se podrá en el futuro modificar robots en lugar de crear otros completamente nuevos? Parece que sí, e incluso sin que sea necesaria la intervención humana.

Seguramente los conocimientos no caerán en saco roto, especialmente en un campo que se espera sea capital de cara al futuro. Ya se estima la cantidad de puestos de trabajo que pueden destruir y crear los robots y la inteligencia artificial, innovaciones tecnológicas que cambiarán para siempre la forma de nuestra sociedad y economía.